Porque la felicidad está en compartir, no sólo en experimentarla